Gadgets

Revista de gadgets tecnológicos y electrónicos

Polaroid Snap, lo antiguo está de moda

Ahora mismo se puede afirmar prácticamente sin ningún género de duda que una de las cosas más populares que se hacen en el mundo occidental es subir fotos digitales a las redes sociales. La capacidad de los teléfonos móviles de realizar fotografías al instante, y además buenas fotografías, mezclado con el auge de las redes sociales, mucho más centradas en la imagen que en el texto, hace que cualquier hecho cotidiano sea digno de ser compartido en internet.

Polaroid Snap

Esto, en teoría, tendría que suponer el fin de las cámaras convencionales, las que no tienen acceso a internet, al menos para el público no profesional. Sin embargo, se han ido adaptando poniendo el énfasis en su objetivo, en la calidad de unas fotos que aún los móviles no pueden hacer, aunque esto es discutible.

De todas formas, quien lo tiene crudo para seguir existiendo son las cámaras instantáneas, aquellas que al poco tiempo de hacer la foto te la imprimen en papel fotográfico. ¿Quién quiere tener todas las fotos en papel? Pues bien, como suele ocurrir en estos casos, y más con el fenómeno vintage, tan de moda ahora, se vuelven a poner de moda (valga la redundancia) aquellos objetos que parecen de otra época. Pasó con los vinilos y ha vuelto a pasar con las cámaras de fotos instantáneas.

Por eso hoy os vamos a hablar de la Polaroid Snap, una cámara que se ha presentado en el IFA de Berlín y que ha dejado impresionados a muchísimos nostálgicos. Una cámara que es capaz de hacer una fotografía e imprimirla con tinta Zink Zero con solo pulsar un botón. Además, a diferencia de modelos anteriores, la nueva Polaroid Snap cuenta con 10 MP capaces de realizar fotografías bastante interesantes y perfectas para realizar un collage o una obra de arte a través de fotografías de papel.

Polaroid Snap

Lo bueno es que la Polaroid Snap se venderá por un precio de unos 100 dólares aproximadamente, aunque puede variar en función del país, y que cuenta con una ranura para microSD de 32 GB. De esta manera podremos hacer fotos sin necesidad de imprimirlas, utilizándola como una cámara normal. Además, saldrá a la venta en negro, blanco, rojo o azul y su aspecto será, como no, muy vintage. O muy Instagram, según se mire.

Lo malo es que el papel fotográfico es caro, al menos el original de Polaroid, ya que el taco de 50 hojas cuesta unos 30 dólares.

Sin embargo, y a pesar del precio del papel, es el mejor dispositivo que existe actualmente para aquellos que añoren las fotografías impresas pero sigan queriendo tener la oportunidad de subir las fotos a Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad